La Sopa del Chef

Las chicas maravillosas del excelente periódico Tu Salud me pidieron que escribiera una receta de las sopas que hago en La Chiwinha. Les dije que normalmente yo no sigo una receta con fidelidad cuando cocino, al contrario soy muy intuitivo en frente a la estufa. Ellas insistieron y esto es lo que salió. Espero lo disfruten.

***

Qué puedo decir. La mayor parte de las veces que cocino lo hago de forma intuitiva. “¿qué le falta?” me pregunto, “déjame oler… jmm… le falta orégano: déjame probar ahora… le falta un nosequé… ah! más tomate para el color” Así va mi proceso creativo: oliendo, mirando, dejando que mi corazón reine sobre mi intelecto para escoger las especias y los ingredientes que harán de la sopa una experiencia en sí misma.

Por otro lado, también dependo de qué me encuentre en la nevera, en la alacena o en la repisa de especias en el momento de tomar acción. “La receta lleva chile picante pero lo que tengo es ají dulce… pues le hecho el ají con un poco más de pimienta o de gengibre para que pique.” Al cocinar entro en ese estado que entran los artistas al pintar o al componer música y que los psicólogos llaman “flow”. Así que fluyo con la comida, con los olores, con los sabores, con los colores, con todo lo que se me presente en el momento.

Dicho esto, aquí va una receta que uso mucho en esos momentos de “Tengo que cocinar hoy y no he ido a la plaza de mercado todavía.” Los ingredientes están en orden de entrada al “slow cooker” y no siempre los tengo todos, por lo que pueden cambiar según su disponibilidad. Los únicos importantes son la quinoa y el tomate. El tiempo de cocción es como de dos horas o hasta que los tubérculos estén blanditos. Sirve como seis platos grandes de sopa y lo puede decorar con una hojita de albahaca fresca.

SOPA de Quinoa y Tomate:
slow cooker – prendido en su capacidad máxima
Aceite de Oliva orgánico – suficiente para cubrir más de la mitad del fondo del “slow cooker”
Cúrcuma – la punta de una cuchara
Comino – la punta de una cuchara
Especias orgánicas secas – lo suficiente para cubrir el fondo del “slow cooker”
Sal – la punta de una cuchara (yo cocino con bien poca sal)
Quinoa en grano – entre 1/2 y 3/4 de taza
– aquí los remuevo para que las quinoa se impregne del aceite y las especias
cebolla mediana – picada en cubitos
pimiento verde – picado en cubitos
papa mediana – en cubitos (si lo que hay es yuca o malanga, eso es lo que va)
zanahoria grande – en cubitos
Albahaca seca – casi una cucharada
agua – lo suficiente para cubrirlo todo y un poquito más para que se vea como sopa
– lo remuevo nuevamente y lo tapo hasta que caliente el agua
tomate picado orgánico – el que uso viene en lata y le zumbo el contenido de la lata completo
Lo dejo hervir. De vez en cuando le doy una vueltita con la cuchara y dependiendo de cómo huela le añado más especias, más albahaca, quizás romero, hoja de laurel, mostaza en grano, pimienta negra o paprika, ajo en polvo… sigo oliendo y saboreando hasta que quede rica y sabrosa.

El autor es el chef oficial para las sopas de La Chiwinha, la primera tienda de Comercio Justo en Puerto Rico. Cuando no está cocinando, está confabulando por otro Mundo que es posible en ecosentido.blogspot.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s